jueves, 4 de diciembre de 2014

Ese instante de felicidad,

¡¡Hola soy Alexa!!Os dejo aquí un relato que he echo, espero que os guste. ¡Disfrutar de la lectura!

Si me pudieran conceder un deseo, desearía revivir ese instante de felicidad.
Todo empezó realmente de una manera muy rara, iba por la calle patinando y comiendo un helado de chocolate. Hasta que...¡Ups! choqué con un chico muy guapo. ¡Le manché toda la camiseta con helado! Estaba muerta de vergüenza. El no hizo mas que sonreírme y decirme que no pasaba nada. Después de ese día no volví ha saber más de el. Pero todo quedó grabado en mi mente...no se si fue un amor a primera vista. Pero todo quedó grabado. Después de las vacaciones de verano, ¡Empezó el instituto! Todo normal, hasta que un día la profe de lengua (nuestra tutora) dijo:
-Chicos, tenemos entre nosotros un alumno nuevo, ¡Darle la bienvenida! Y en caso de que necesite ayuda... ayudarle. Se llama Marco.
Mi corazón estaba muy acelerado, sudaba y estaba muy nerviosa. ¡No os lo vais a creer! Era el...el chico del accidente. ¡Si ya lo se! El accidente del helado. Al verme vino hacia mi y me saludo.
-¿Te importa ayudarme un poco con los horarios? Es que no entiendo ¡Nada!
¡Oh, me había pedido ayuda!
-Si, es decir, no.Claro que te ayudo.
A partir de ese día, nos hicimos muy amigos, compartimos muchas cosas en común, la más bonita e interesante era...contemplar las estrellas de noche y estudiarlas. Me enseñaba mucho sobre la astrología. Esos...eran momentos muy bonitos, inolvidables, si.
Después de un tiempo...
Me enteré...él se iba a mudar, se iba a vivir a otro lugar, un lugar lejano, si. Cuando me enteré, sentí un jarrón de agua fría, caer sobre mi. Solo yo estaba enamorada de el, enamorada y muy profundamente.  Hice lo que hacen los amigos,fui a su casa a decirle ADIÓS. Ya lo sé...un adiós no es más que un hola, a lo que llegará. Pero no, no me gusta decir ADIÓS. Me dolía decírselo...El me recibió, estaba nervioso. Estaba forrando con papel de periódico una brújula muy especial para el...Era muy cara se la regalarnos sus abuelos. Especial para el...pero también para mi. Cuando me la enseñó por primera vez,no se si queriendo o no, al darme la, me rozó. Los sentimientos me desbordaban, estaba muy triste.
-En realidad yo no me quiero mudar, pero...
Me miraba fijamente a los ojos, yo también, En mi mente dije:
-Aún estas a tiempo, por favor no te vallas.
-En fin, yo me tengo que ir, Lina.
Salí corriendo y sin querer, le dí a la brújula. Se rompió en mil pedazos. No me paré ni para pedir perdón, escuchaba su voz, me estaba llamando. Pero no me paré...seguí corriendo. Me encerré en mi habitación, mis amigas hacían todo lo posible para apoyarme. Pero no hacía más que llorar. Ni siquiera le dije ADIÓS, esa palabra que tanto odio.
Días después...
Me llegó un paquete grande, acompañado con una carta:

Querida Lina:

Me duele tanto haberme ido así, pero me tenía que ir, Lina yo...Veo las mismas constelaciones que tu, pero por más que me esfuerce, hay una estrella que no consigo encontrar , la más luminosa la más brillante...¡Esa estrella eres tu Lina! Quiero pensar que dejé los temas pendientes para volver lo antes posible...Y ver tus ojos para decirte, sin miedo,que...TE QUIERO MUCHO, LINA.
En el paquete había un ordenador, al encenderlo, había una contraseña para acceder a un programa Skype, que adiviné con facilidad "ESTRELLA" al abrirlo vi la cara de Marco sonriente, diciéndome:
-Lina, te esperaba...
-Oh Marco, tus palabras han sido para mi como una noche estrellada.
Sí, sus palabras habían sido como el sol de mediodía, dulces como el canto de los pájaros, perfumadas como una flor ¿Como se llama esa sensación? ¡FELICIDAD!
-Marcos estoy feliz..
-Shh! No digas nada, no hay nada más bonito, que compartir la felicidad. Feliz de haberte sido sincero (aunque no personalmente)  y de haberte conocido.
-Que mono eres...Oye lo siento mucho por lo de la brújula...
-No pasa  nada, me compraron al final, otra. Pero la rota la sigo guardando por que es muy especial.
A partir de ese día, empezamos ha hablar más a menudo...Dos días llenos de nostalgia pasaron. Me encantaría tanto verlo...Ver  su sonrisa y abrazarle muy fuerte.
Ando y ando hacia el parque en una tarde de invierno, abrigada, pero con mucho frío.
Hasta que...¿Estoy soñando o delirando? Alguien me tocó las espalda...Me dí la vuelta lentamente y...¡Marco!
-Lina...¡Hola!
-¡Oh Marco! Yo estoy...
Abrazándome muy fuerte y quitándome el frío su contacto al besarme, terminó:
-Muy feliz.


3 comentarios:

  1. Hola :)

    ¡¡Ha sido sinceramente precioso!!
    Tan romántico y hacen una pareja tan cuca, sin duda un buen love <3 ¡Yo también quiero un Marco así en mi vida! ;)

    Besos, sigue escribiendo así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola cielo!
      Muchísimas gracias, tus halagos me animan :)
      Espero que encuentres pronto a tu Marco...por que no creo que Lina te deje el suyo...esta tan enamorada!
      Muchas gracias por pasarte!
      Alexa

      Eliminar
  2. iHola! Awww :3 Marco... Está muy bonito y la historia muy tierna :D

    Besos

    ResponderEliminar

¡Bienvenidos a mi blog El mundo de Alexa!
¡Vuestros comentarios y consejos me importan mucho!
Podéis dejar el link de vuestro blog ¡Me pasaré encantada!
NORMAS:
-No esta permitido copiar nada del blog. A no ser que lo habléis conmigo ¡Se decidirá!
-Los comentarios que tengan spam o sean ofensivos. ¡Serán eliminados!
-No faltes el respeto a nadie.
¡Siempre al servicio!
Vuestra Alexa